Imprimir

Turismo Activo

 

El Alto Asón destaca por la acumulación en su territorio de un ingente patrimonio natural, representado en forma de grandes cavidades, agrestes montañas o caudalosos ríos. Aquí se localizan algunos de los sistemas subterráneos con mayor desarrollo de nuestro país, como el Sistema del Mortillano o el del Gándara, que se encuentran íntima-mente relacionados con los múltiples macizos kársticos, que dan un encanto especial a la ascensión de las principales cumbres comarcales. La caliza, también, es protagonista en las impresionantes paredes verticales, muchas de ellas con excelentes vías y escuelas de escala-da.

Todo este patrimonio representa un escenario inigualable para la práctica de actividades de turismo activo. Las paredes de Ramales han sido, y siguen siendo, una de las zonas de escalada de referencia del Norte de la Península; y los grandes sistemas subterráneos, des-de hace más de 50 años, atraen a espeleólogos de todo el mundo. Pero esto no es más que la punta del iceberg. Por cada uno de los rincones de la comarca las posibilidades que nos encontramos son infinitas, desconocidas para la mayoría de los visitantes e incluso para los propios lugareños. Barrancos perdidos en laderas imposibles, vías de escalada esperando la primera repetición o senderos ciclables por densos bosques de encinas; ésto y mucho más es lo que le espera a todo aquel que quiera sumergirse por el Alto Asón.

La oferta es amplia y variada: montañismo, escalada, espeleología, vías ferratas, barranquismo, bicicleta todo terreno, esquí de travesía o descenso en canoas.