Imprimir

La comarca

El Alto Asón se localiza al sureste de Cantabria, en el tramo de la Cordillera Cantábrica conocida como Montaña Oriental de Cantabria, estando compuesto por los municipios de Soba, Arredondo, Ruesga, Ramales de la Victoria, Rasines y Ampuero.

Se encuentra dividido en dos valles principales, modelados por sus dos principales ríos, el Asón y el Gándara, tributario principal este del primero. El Asón encuentra su nacimiento en la conocida cascada de Cailagua, en el Parque Natural de los Collados del Asón, para dejar atrás Soba y atravesar los municipios de Arredondo, Ruesga, Ramales de la Victoria, Rasines y Ampuero hasta llegar a su desembocadura en la Ría de Limpias. El Gándara nace a pocos metros del Asón, a los pies de la Peña del Becerral, y vertebra el Valle de Soba hasta entregar sus aguas al Asón en Ramales de la Victoria.

La comarca alcanza sus mayores altitudes al sur de la misma, en el sector de la cordillera a su paso por este territorio, siendo algunas de sus cumbres más emblemáticas el Picón del Fraile (1.648 m.s.n.m.), Peña Lusa (1.575 m.s.n.m), Porra de la Colina (1.442 m.s.n.m) o Porracolina (1.414 m.s.n.m).

La dominancia casi absoluta de la caliza le da un profundo carácter agreste al paisaje, influenciando claramente la geomorfología: lapiaces, dolinas, uvalas e incluso poljés son frecuentes en superficie, mientras que en el subsuelo se desarrollan algunos de los sistemas subterráneos más largos del país, como el Sistema del Mortillano (algo más de 115 kms) o el del Gándara (más de 100 kms). El glaciarismo cuaternario también dejó su impronta en el Alto Asón, encontrando las formas glaciares situadas a más baja altitud de la Península Ibérica.

El sustrato calizo también marca en gran medida la distribución de la vegetación, destacando los extensos encinares cantábricos de ambas vertientes de la Sierra del Hornijo y los hayedos de los Collados del Asón.

El carácter natural del Alto Asón también se deja sentir en su diversidad faunística, albergando importantes poblaciones de corzo (Capreolus capreolus) y jabalí (Sus scrofa) y algunos ejemplares de lobo ibérico (Canis lupus). Pero por encima de todo hay que destacar su avifauna, especialmente rapaces, entre las que se encuentran el águila real (Aquila chrysaetos), buitre leonado (Gyps fulvus), alimoche (Neophron percnopterus), milano negro (Milvus migrans) y halcón peregrino (Falco peregrinus), entre otras.